12 de diciembre de 2011

Capítulo 16




16. LA INVOCACIÓN
Corregido por: Leila
La bodega. Bill-E golpeando los barrotes de su jaula, con una pierna ensangrentada que ha arrancado del ciervo, gritando desjuiciadamente. Dervish revisa los tableros de ajedrez y las armas, haciendo caso omiso de él. Quiero que intente disuadirme, que me diga que es una locura, que rechace mi oferta.
Pero no dice nada. En el estudio, ni siquiera me preguntó si estaba seguro, sólo asintió con la cabeza y le dijo a Pablo que lo llamaría en otro momento. Luego vino directo hacia aquí. Nada de 'Gracias,' o 'Bien hecho, Grubbs', o 'Estoy orgulloso de ti'.
Examino los tableros de ajedrez con interés forzado, desesperado por mantener mi mente alejada de las armas.
Cinco tableros están dispuestos en una línea a través de las tres mesas. El del señor de los anillos en el centro, flanqueado por un juego de piezas de cristal a un lado y uno de piezas incas al otro. Los conjuntos en los dos extremos son normales.
¿Están ordenados así por alguna razón?— Pregunto a Dervish.
No—, responde, probando una espada, describiendo un arco con su filo. —Los juegos no importan, siempre y cuando haya cinco.
Explica cómo funciona la competencia, — lo apuro.
Los partidos se juegan al mismo tiempo, — Dervish dice sin mirar. —Cuando me toca a mí, puedo mover cualquier pieza que quiera, en cualquier tablero. Lord Loss puede responder a la pieza que se ha movido, o mover una pieza en un tablero diferente.
Eso debe de ser confuso.
Sí. Sin embargo, es confuso para él también. — Dervish sostiene un hacha a la luz de una vela gruesa y entrecierra los ojos, juzgando el filo de la hoja. —Lord Loss es un jugador consumado, que ha tenido siglos para trabajar en su juego, pero no tiene ninguna ventaja sobrenatural. Si mantengo la calma, me concentro en los movimientos y no pierdo el valor, tendré una oportunidad.
¿Qué clase de oportunidad tengo contra Artery y Vein?— Pregunto.
Dervish me mira fríamente, entonces lanza su brazo hacia adelante y envía el hacha volando ¡directamente hacia mí!
Reacción instantánea. Giro. Mi mano izquierda sale volando, mis dedos se cierran alrededor del mango de un hacha en el aire, la hago dar un arco hacia abajo, quitándole velocidad, y luego la levanto en alto para defenderme a mí mismo, con el corazón acelerado, confundido y asustado.
Entonces veo la sonrisa de mi tío.
Respirando con dificultad, miro a Dervish, y a continuación, al hacha en mi mano.
De esa clase—, dice.


Todavía no sé cómo la atrape, — me quejo, mientras Dervish busca entre sus libros un determinado volumen.
No tienes que saberlo—, dice Dervish. —Es magia—. Hace una pausa y me mira. —Tus instintos se han agudizado debido a tu anterior encuentro con los demonios. Obedece a esos instintos. Deja que Vein y Artery establezcan el tono y el ritmo de la batalla. Reacciona. No pienses. Suspende las leyes de la realidad por completo.
Dervish vuelve su atención a los libros, encuentra el que estaba buscando, lo abre y espera.
Haz que tu falta de experiencia te favorezca—, dice. —No se puede tener un plan o ser más inteligente que los demonios. Así que no lo intentes. Solo déjate llevar por la corriente.
Haces que parezca fácil.
¡Ciertamente no será fácil! Pero si apagas tu cerebro, te sorprenderás por lo que tu cuerpo puede hacer.
Dervish pone el libro en el suelo, se inclina sobre este y lee un pasaje, corriendo el dedo sobre las palabras, murmurando en voz baja.
¿Qué estás haciendo?— Pregunto.
Varios hechizos deberán ser hechos para abrir una ventana entre el mundo de Lord Loss y el nuestro—, dice Dervish. —Tengo que asegurarse de que sea una pequeña puerta de entrada. No queremos que otros demonios pasen a través de la misma.
¿Eso puede suceder?
Por supuesto. Los Demonata siempre están dispuestos a cruzar la brecha y hacer estragos. Van a aprovechar cualquier abertura que se presente.


¿Pero no sabes los hechizos ya?— Frunzo el ceño. —Pensé que lo habías llamado antes.
Lo hice—, asiente con la cabeza Dervish. —Varias veces. Sin embargo, algunos hechizos es mejor no memorizarlos.
Termina el párrafo y cierra el libro. Camina hacia la pared a su izquierda y pone ambas manos sobre ella. —Empezare ahora—, dice, —pero serán veinte minutos, tal vez media hora antes de que la ventana se abra. Quédate cerca de las mesas. Relájate. No me distraigas.
Mientras me apoyo en una mesa, golpeando nerviosamente y arañando la madera, Dervish murmura palabras arcanas en la pared, dibujando a la vez con los dedos. Después de unos minutos, se filtra vapor a través de la piedra. Dervish se inclina hacia el vapor, inhala, se gira, y exhala.
Un murciélago de sombras vuela de su boca y revolotea a través de la bodega. Yo me agacho por instinto, a pesar de que en ningún momento está cerca de mí. Cuando miro una vez más, el murciélago se ha desvanecido y Dervish ha pasado a otro pedazo de pared.
Quince minutos después de la invocación. Todas las paredes humean. El aire de la bodega es húmedo y caliente, como en un sauna. Bill-E hace profundos ruidos de asfixia y agita en el aire las manos rojas de sangre.
Dervish ha estado exhalando una variedad de criaturas de humo, murciélagos, serpientes, perros, insectos. A medida que observo, exhala el más grande de todos, un lobo de tamaño real.
Bill-E hace un sonido incoherente al verlo. Sisea, y luego se apresura en cuclillas al fondo de la jaula, gimiendo, mientras el espíritu del lobo flota hacia él, evaporándose antes de tocar los barrotes.
En cualquier otro momento sentiría lástima por la pobre bestia en la que Bill-E se ha convertido, pero ahora sólo hay sitio en mi corazón para el terror.
Dervish se aleja unos pasos de las paredes, por fin, los ojos cerrados, la cara contraída. Se dirige directamente a la carpeta que contiene los dibujos de Lord Loss. Recoge el dibujo y lo aprieta contra su pecho.
Aquí es donde las cosas se ponen raras—, murmura, mientras vapor de agua brota de las paredes y gusanos transparentes entran y salen de su boca.
No puedo esperar, — me río, casi histérico.
Pase lo que pase, no grites, — Dervish, dice. —Es cuando somos más vulnerables, cuando estoy buscando entre varios portales al que se conecta con los dominios de Lord Loss. Un grito podría atraer el interés de otros demonios, lo que podría significar el fin para nosotros.
Probablemente esto va a terminar con una nota espeluznante de todos modos—, le digo con tristeza.
Quizás, — Dervish está de acuerdo. —Pero hay peores demonios que Lord Loss.
Mis pensamientos amenazan con salirse de control cuando trato de imaginar algo peor que Lord Loss.
Luego Dervish extiende sus brazos y gruñe una orden, el mundo se disuelve a mí alrededor.
Las paredes y el techo desapareciendo. El espacio infinito... un puñado de estrellas... meteoros cruzan el cielo. Pero este espacio no es negro, es de color rojo. Un cielo rojizo sin fin, que rodea el sótano, como las cortinas del infierno.
La temperatura aumenta. Algunos de los libros de Dervish estallan en llamas y se queman al instante. Las barras de la jaula de Bill-E resplandecen por el calor. Todas las velas en la bodega se derriten hasta la mecha. Reviso mi ropa y el pelo, esperando llamas, pero a pesar de que puedo sentir el terrible calor, no me quemo. Dervish y Bill-E no se ven perjudicados tampoco. Tampoco los juegos de ajedrez.
¿Por qué no estamos tostados?— Sollozo. Las palabras salen como un graznido, mi boca y mi garganta están increíblemente secas.
Protegidos—, silba Dervish en respuesta, y entonces pone un dedo sobre sus labios y mueve la cabeza. No debemos hablar más. Él señala a un meteorito que surca el cielo. Mientras miro, me doy cuenta que no es un meteorito, sino que es algo enorme, que desafía a la realidad comprensible. ¡Es un monstruo!
Dervish se pone en cuclillas y coloca ambas palmas en el suelo, el cual forma ondas bajo ellas como si fuera agua.
Murmurando algún hechizo o rezo, gira en círculo. Sus ojos son de color amarillo cuando logro volver a ver su cara, sus dientes afilados y grises.
Abro la boca para gritar. Recuerdo su advertencia. Cierro la boca con rapidez.
Dervish sigue girando, y cuando me enfrenta una vez más se ve normal. De pie, coge uno de los libros quemados, lo abre y empieza a cantar. Palabras largas y complicadas. Una voz antinatural clara y hermosa.
El cielo color rojo brilla, y luego se oscurece, mientras Dervish canta. Pierdo de vista las estrellas y los monstruos que se comportan como meteoritos. La sala se desliza en una cálida y temible oscuridad, sin velas para alumbrar. La última cosa que veo es a Dervish, sus ojos cerrados, cantando como si su vida dependiera de ello.
Me siento solo en la oscuridad, aunque sé debido al canto de Dervish y los gruñidos de Bill-E que no lo estoy. Silbidos a mi alrededor. Algo largo y sedoso roza mis mejillas. Lo intento apartar con la mano, aterrorizado, pero no hay nada.
Dervish deja de cantar. El repentino silencio es tan desorientador como la falta de luz.
¿Dervish?— Susurro, no queriendo distraerlo, pero necesitando confirmar que todavía está aquí.
Está bien, Grubbs, — escucho su voz. —No te muevas.
Está oscuro, — Indico de forma redundante.
Vamos a tener toda la luz que necesitemos muy pronto—, promete.
Un objeto se frota contra mi oreja izquierda. Me estremezco. — ¡Hay algo en la habitación con nosotros!— murmuro.
Sí—, dice Dervish. —No hagas caso. Quédate donde estas.
No es fácil, pero obedezco la orden de mi tío. Los silbidos aumentan su volumen, y estoy sintiendo en varios lugares lo que parecen ser gruesos filamentos de cuerda. Me estremezco y froto mis brazos, pero por lo demás no reacciono.
Poco a poco me doy cuenta de una luz gris mate a mi alrededor, que crece en fuerza, iluminando la bodega distorsionada. Las paredes han sido sustituidas por gruesos filamentos de telaraña, que se extienden a lo lejos, capa tras capa, aparentemente sin fin. Muchos de los hilos están teñidos de sangre. Algunos son tan gruesos como un tronco de árbol, mientras que otros son tan finos como una línea de hilo.
Desde uno de los hilos cuelgan las cabezas cortadas de Mamá, Papá y Gret.
No puedo contener el grito, pero Dervish lo anticipa. Se desliza detrás de mí y coloca sus dos manos sobre mi boca. Yo grito en la carne de sus palmas, salvajemente, sollozando, intentando llegar a las cabezas, mientras que al mismo tiempo, intento alejarme de ellas.
No son reales, Grubbs, — gruñe Dervish, luchando por contenerme. —Son ilusiones. Deja tu miedo a ir y desaparecerán.
Me agito más salvajemente en respuesta. No puedo pensar con claridad. Las cabezas parecen estar creciendo. Ojos grandes, llenos de tristeza y dolor. Los labios de mamá se mueven en silencio. Gret me saca la lengua, está viva y con gusanos.
¡Te están poniendo a prueba!— Dervish gruñe, los dedos apretando sobre mis labios. Mi cuello está tenso al punto de romperse. — ¡Si ellos te vuelven loco, no voy a tener a nadie que me proteja de Artery y Vein!
Los nombres de los demonios penetran. Luchando contra el terror, miro a la cara de mis padres y hermana, y soy capaz de detectar pequeños errores; la nariz de Papá se inclina hacia el lado equivocado, el pelo de Gret no debería ser tan largo, las cejas de mamá son muy gruesas.
Logro dejar de temblar. Bajo mis manos. Dervish me libera, pero se mantiene cerca, listo para amordazarme si me pongo a gritar otra vez.
¿Cómo puedo hacer que desaparezcan?— Me lamento.
Demuestra que no tienes miedo—, dice Dervish. —Mira sin vacilar.
Es difícil.
Lo sé. Para mí también. Sin embargo, tu puedes hacerlo, Grubbs. Tienes que hacerlo.
Respiro profundamente. Ejerciendo control. Levanto mis ojos y los fijo sobre las tres cabezas colgando en frente de mí. Sus rasgos se contraen. Mamá y Gret me silban con odio. No miro hacia otro lado.
Bajo la fuerza de mi mirada, las cabezas se desintegran, fundiéndose como velas. La telaraña vibra. El aire burbujea. La carne fundida y encerada de las cabezas se levanta, se retuerce y forma por sí sola en tres nuevas formas. Un cocodrilo con cabeza de perro. Un bebé asesino. Y su maestro, Lord Loss.
Y comienza...—, suspira Dervish, y da un paso adelante para enfrentarse a los demonios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada