8 de marzo de 2012

Capítulo 6 - Demon Thief



6. SECUESTRO
 Traducido por: Shintzu
Corregido por: Leila

Caos. Todo el mundo está corriendo, chocando entre sí, cayendo, gritando. Yo soy parte de la locura. Agarrando a Art en mis brazos. Huyendo a ciegas. Alejándome de la luz gris y el monstruo de cuatro brazos. Tratando de mantenerme en pie. Llorando, en parte debido a que Logan ha sido asesinado, pero sobre todo porque estoy aterrado.


Una chica choca contra mí y me tira al suelo. Me las arreglo para caer con Art del lado de arriba, por lo que no resulta herido. Está riendo, pensando que esto es un juego. Me pongo a gritarle a la chica, pero luego veo que brota la sangre de su garganta, sus brazos agitándose. Ella pierde el equilibrio. Colapsa, y entonces se queda muy quieta.
Miro hacia otro lado antes de que pueda centrarme en su cara. No quiero saber quién es. En este momento quiero concentrarme en la única cosa que importa más que cualquier otra, salir de aquí antes de que el monstruo me mate.
Me obligo a levantarme, mi pecho agitado. Busco la mejor salida. Es difícil tomar una decisión. Estoy rodeado, pánico por todas partes. Cuento dos, tres, cuatro muertos, y luego me detengo. No quiero saber los números.
El monstruo asoma sobre la parte superior de un chico, Dave English, quien estaba muy asustado de la muerte. Los dedos de la bestia están enterrados en el estómago de Dave. Esta mirando a su alrededor, sus ojos blancos saltando de un niño a otro. Como si estuviera eligiendo su próxima víctima. O buscando a alguien en particular.
Me estoy preparando para correr una vez más cuando veo movimiento en la luz de color gris claro. Un hombre camina a través de ella. Detrás de él está una mujer rubia. Otra mujer después de ella, india, vestida con un sari [1]. A continuación, un segundo hombre de piel oscura.
La mujer india maldice cuando ve a los cadáveres. Comienza a acercarse al monstruo, con las manos en alto, el asesinato en sus ojos.
— ¡Sharmila! ¡No! — ladra el primer hombre. Es viejo. Él tiene una barba corta y pelo negro desordenado. Un traje raído.
— ¡Tenemos que parar esto!— la mujer india grita.
—No, — el hombre se repite, y puedo decir por el tono que está acostumbrado a ser obedecido.
—Maestro...— el segundo hombre dice inseguro. Él tiene la piel más oscura que he visto nunca, como si su madre fuera la noche.
—Ya sé, Raz, — el primer hombre salta. —Pero no debemos matarlo.
—Los niños, — gruñe la mujer india. —No voy a quedarme a un lado y dejar que el demonio asesine a todos estos niños. Eso sería monstruoso. 
—Tiene razón, Maestro, — el hombre negro dice.
—Oh, muy bien, — el hombre en el traje raído se queja. —Salvaremos el mayor número de jóvenes posible. No queremos ser considerados bárbaros. — Se ríe y entonces hace señas a los otros que se dispersen.
—Hagan que Cadáver vuelva a través la ventana. Lo volveremos a rastrear más tarde. 
Esta repentina aparición y la conversación surrealista me han sorprendido tanto que estoy parado en lugar de huir hacia la seguridad. El monstruo, un demonio, dijo la mujer, ha pasado de Dave English y está persiguiendo a una chica. Ella esta corriendo como un  corredor olímpico, pero las piernas del monstruo son más largas y la alcanza en un par de segundos. Estira sus dedos largos y peludos... luego retrocede cuando el suelo a sus pies estalla.
El demonio hace un sonido de silbido, su cabeza se gira como un elástico. Distingue a los cuatro humanos que llegaron a través del panel (o ventana, como el hombre lo llamó). Los mira, sus ojos blancos lleno de furia y odio. Están acercándose a el por ambos lados, dejando el camino libre a la ventana. Una luz azul pálido aparece de la punta de los dedos del hombre de piel oscura; supongo que hizo explotar el suelo, distrayendo al monstruo y salvando a la chica.
Art muerde mi brazo derecho, con fuerza. Es la primera vez que me ha mordido. Tengo tal shock que lo dejo caer y colapso sobre el suelo. Aterriza con un ruido sordo, se da la vuelta, y luego se arrastra hacia el demonio, gorjeando alegremente. Él debe pensar que es algún tipo de juguete gigante. Y está tan ansioso por jugar con él, que me mordió para que lo suelte.
— ¡Art!— Le grito. — ¡Vuelve! Es... 
El demonio me ve. Sus ojos blancos giran y se enfocan en Art. Da un fuerte y agudo silbido. Y luego está corriendo hacia nosotros, con sus increíblemente largos pasos. Apenas tengo tiempo para notar mi miedo, y luego esta sobre nosotros. Se agacha, toma a Art con una mano, y silba como un nido de serpientes.
— ¡No!— Lloro, enfrentando al demonio, olvidando mi miedo, preocupándose únicamente por Art. Aterrizo en el lado izquierdo del monstruo. Desde la distancia pensé que su piel era similar al cuero, pero ahora me doy cuenta de que es más como el frágil caparazón de un insecto. Mis puños la atraviesan, desprendiendo frágiles fragmentos. Estoy gritando salvajemente, como lo hago siempre que me meto en una pelea.
Tiro de los pelos de sus brazos, que se sienten como algas, desesperadamente intentando alcanzar a Art. El demonio silba de nuevo y me empuja a un lado. Aterrizo duramente sobre mi brazo derecho. Se retuerce debajo de mí y se descoloca. Lanzo un rugido de dolor, pero me giro y me obligo a ponerme sobre mis pies, mareado, decidido a rescatar a Art.
Pero el demonio no está allí. Esta corriendo hacia la ventana gris, Art acunado en sus brazos cabeza abajo, las piernas de un torbellino de movimiento.
— ¡Beranabus!— la mujer india grita.
—Déjalo ir—, el líder del cuarteto dice.
—Pero el niño...
—No es nuestro problema. 
— ¡Art!— Yo lanzo un grito amortiguado, las lágrimas cayendo como un rio desde mis ojos. Es inútil, pero intento perseguir al demonio, rezando por conseguir tener la fuerza y ​​velocidad para igualarlo antes de que llegue a la ventana.
El demonio hace una pausa junto al panel de luz gris clara. Mira a los cuatro adultos. Silba y agita a Art en su dirección, burlándose de ellos. Los pelos de sus manos se envuelven alrededor de los tobillos de Art y luego sacude sus piernas.
Él está riendo, tirando de orejas del monstruo, sin idea del peligro en el que se encuentra. Deja caer sus canicas de color naranja, ha encontrado algo mejor con lo que jugar.
La mujer india gruñe y extiende una mano hacia el demonio. Comienza a murmurar las palabras de lo que suena como un conjuro. Antes de que pueda completarlo, el monstruo salta por la ventana, golpea la luz gris y se desvanece. Regresa al infierno de donde quiera que haya venido. Con Art.
Caigo de rodillas, aturdido, mirando por la ventana. A mi alrededor, gritos, sollozos, gemidos. El hedor de la sangre y la muerte. Llamadas desde la aldea a medida que los adultos aterrorizados corren hacia sus niños enfermos, demasiado tarde para ayudar, sólo a tiempo para limpiar la sangre.
Las cuatro personas que llegaron después de que el monstruo se han reunido cerca de la ventana. La luz está pulsando de nuevo. Los bordes están palpitando hacia el interior, volviéndose blancos. El líder está en frente del panel.
— ¿Crees que nos espera al otro lado?— el hombre de piel oscura pregunta.
El líder se encoge de hombros. —Sólo hay una manera de averiguarlo. — Da un paso adelante y desaparece como el demonio.
La rubia sigue, entonces el hombre negro. La mujer india se detiene y mira a su alrededor el campo de la miseria. Su mirada se apoya en mí. Ella hace una mueca. Empieza a decir algo. Cambia de opinión y da un paso hacia la luz.
Estoy aturdido. Temblando por el shock y el dolor en mi brazo derecho. En silencio, mirando fijamente a la luz gris, que se enciende y apaga más rápido, aumentando su velocidad y cerrándose a la vez. Está a punto de de colapsar, separarse, convertirse en parches fragmentados de luz de nuevo.
Gritos frescos a medida que los padres encuentran los restos de sus hijos. Un coro de gemidos, cada vez mayor a medida que pasan los segundos, convirtiéndose en un muro de sonada angustia. Algunos niños todavía están corriendo. Ellos no saben que se acabó, que el monstruo se ha ido, que la última víctima fue Art.
Tropiezo vacilante hacia la ventana, queriendo creer que hay esperanza, que la mujer india volverá a aparecer con Art en sus brazos. Art no se puede haber ido para siempre. No puedo haberlo perdido. Él es mi hermano.
Veo las canicas en el suelo junto a la ventana. Las recojo, estudio sus centros color naranja, y luego las guardo en el bolsillo izquierdo del pantalón. Estoy entumecido. Apenas notando el dolor punzante en el brazo roto.
Pienso en mamá y papá, ¿cómo van a reaccionar cuando regresen y encuentren a Paskinston de luto, a Art secuestrado? Las últimas palabras de mamá hacen eco dentro de mi cráneo "Cuida de tu hermano." Papá llamándome el mejor hermano del mundo, diciendo que yo cuidaría mejor de Art que ellos. Pero no lo hice. Dejé que un demonio se lo llevara.
La mirada fija en el corazón de la luz gris. Desintonizo los gritos. Me concentro en la ventana. Una voz me susurra, una voz que no he oído durante un año. Me dice lo que debo hacer. Lo que sugiere es una locura. Debería descartarlo de inmediato. Pero no puedo.
La ventana se está cerrando. En cualquier momento, se habrá ido. Pero si doy un paso hacia adelante antes de que cierre... persigo al demonio... tal vez pueda encontrar a Art, rescatarlo, traerlo de vuelta a casa.
Locura. Art probablemente ya esté muerto, asesinado por el demonio tan pronto como se escapó. Además, no sé lo que hay al otro lado de la ventana. Lo más probable es que monstruos como el que se llevó a Art. Seré asesinado casi con seguridad. Incluso si no lo soy, no habrá camino de regreso una vez que la ventana se rompa. Mamá y papá perderán a todos sus hijos. El doble de la pena. Debería olvidarme de esto.
Hacer caso omiso de la voz y su suicida sugerencia.
Pero no puedo. Porque me culparan. Ellos no querrán, pero la acusación estará allí, en sus ojos. Una mirada que dirá: "No te hiciste cargo de él. El era tu hermano. Tú no lo protegiste. Lo dejaste ir. La culpa es tuya. "
Los bordes de la ventana se doblan hacia el interior. La luz gris chisporrotea. No hay más tiempo. Tengo que decidir.
Empiezo a mirar hacia atrás, con ganas de que se cierre la ventana antes de que pueda actuar, engañarme a mí mismo sobre la oportunidad de ir en busca de Art. Pero a medida que mi cabeza se gira, mis pies avanzan hacia adelante. El instinto me hace dar un paso a través de la luz gris de la ventana, hacia el reino del demonio asesino.



2 comentarios:

  1. Gracias por el capitulo

    ResponderEliminar
  2. gracias por la traduccion, se pone emocionante.

    ResponderEliminar